BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

jueves, 28 de abril de 2011

Sobre Arte y Artistas


Vasijas y Naranjas

Sobre arte y artistas

Según mi criterio, los artistas y aspirantes a artistas hemos de pasar por una etapa previa a la expansión creativa, la del estudio paciente de los descubrimientos anteriores a nosotros, para después, desarrollar todo nuestro potencial y llegar a lo que aún no se ha descubierto. Quien quiera prescindir de esto, será algo parecido a un pájaro tratando de volar sin haber logrado el adecuado desarrollo de sus alas, proporcional al peso de su cuerpo.

Hablando solo de generalidades, el artista de hoy, es el reflejo de una profunda crisis cultural que nos lleva casi sin darnos cuenta, a dejarnos llevar por las modas. La moda hoy impuesta es, la de la originalidad a toda costa y la espectacularidad, y hemos perdido por consecuencia la sensibilidad por las cosas simples, para retratar en muchos casos los oscuros vericuetos de una confusa mente. El artista desea por propia vocación despertar las consciencias, pero no necesariamente debe hacerlo con los lápices o pinceles, también existe la palabra. Después de todo el artista es él, use el instrumento que use.

Guillermo Pena



Las publicaciones agrupadas en la etiqueta “Palabras” contienen material tomado de los sitios webs correspondientes en cada caso y el respectivo enlace a la fuente. De ser requerido por el autor o los titulares de los derechos, serán removidas a la brevedad.

sábado, 9 de abril de 2011

Nos gustaba la casa porque aparte de…

Julio Cortázar
“Casa Tomada”
(Fragmento)



-Han tomado esta parte -dijo Irene. El tejido le colgaba de las manos y las hebras iban hasta la cancel y se perdían debajo. Cuando vio que los ovillos habían quedado del otro lado, soltó el tejido sin mirarlo.
-¿Tuviste tiempo de traer alguna cosa? -le pregunté inútilmente.
-No, nada.
Estábamos con lo puesto. Me acordé de los quince mil pesos en el armario de mi dormitorio. Ya era tarde ahora.
Como me quedaba el reloj pulsera, vi que eran las once de la noche. Rodeé con mi brazo la cintura de Irene (yo creo que ella estaba llorando) y salimos así a la calle. Antes de alejarnos tuve lástima, cerré bien la puerta de entrada y tiré la llave a la alcantarilla. No fuese que a algún pobre diablo se le ocurriera robar y se metiera en la casa, a esa hora y con la casa tomada.

 
 
 
Publicación dedicada a mi hermana Lucila por su esfuerzo inagotable en la vida, su interés inevitable por el arte y su admiración al inmenso Cortázar.